Uruguay será el país con mayor porcentaje de energía eólica del mundo en 2016

Con 22 nuevos proyectos y más de 500 molinos repartidos por todo el territorio, la calidad medioambiental del país pasa por la utilización de energías renovables

Uruguay pasará a ser el país con mayor porcentaje de energía eólica por ciudadano en 2016. Esto es lo que el Gobierno uruguayo estima, puesto que se llegará a cubrir el 30% de las necesidades energéticas del país –por encima del 20% de Dinamarca o el 14% de España– gracias a los nuevos proyectos eólicos que se están creando en zonas como Colonia del Sacramento, y en departamentos como los de Rocha o Maldonado, entre otros. Una apuesta firme por las energías renovables que ocupan un lugar destacado en el aumento de la calidad medioambiental y de vida de los uruguayos y sus visitantes.

En el año 2008 Uruguay inició los primeros proyectos de energía eólica; en 2011, se pasó a las adjudicaciones; en 2012 se comenzaron a vislumbrar los proyectos; y 2013 es el año del gran desafío logístico y la construcción de parques eólicos de manera continuada. Si todo sigue así, el Gobierno uruguayo prevé que en 2016 el país sea el que tenga el mayor porcentaje de este tipo de energía en el mundo, satisfaciendo un 30% de la demanda energética, una cifra muy alta si se tiene en cuenta que en países como Dinamarca, España o Alemania este tipo de energías solo satisfacen el 20%, 14% y 12% de las necesidades de la población respectivamente.

En estos momentos, hay más de una veintena de proyectos de parques privados en etapa de autorización o ya en obra, a lo que hay que sumar el proyecto anunciado en conjunto con Electrobras de Brasil. En total más de 500 aerogeneradores distribuidos por el territorio nacional, aunque con mayor prevalencia en la zona sur -San José, Maldonado y Rocha- donde las oportunidades de inversión y características del viento han sido determinantes para este boom eólico.

Esta fuerte apuesta del Gobierno uruguayo por las energías renovables viene a raíz de la potenciación de la llamada calidad medioambiental, que repercute en el alto nivel de vida que recoge el eslógan Marca País: Uruguay Natural. Mediante la implementación de este tipo de iniciativas energéticas se pretende no solo crear un marco económico más fuerte y flexible, sino también cubrir la demanda de una sociedad uruguaya que ha vivido un crecimiento ininterrumpido de su economía y pide más capacidad tanto a nivel doméstico como productivo. La demanda energética se ha expandido a una tasa promedio anual superior al 6% desde 2004 hasta hoy, con proyecciones de comportamiento similar para años posteriores.

 

La proliferación de este tipo de parques eólicos también se debe a la existencia de un régimen fiscal muy atractivo en Uruguay para la inversión extranjera, otra de las bases de esa calidad de vida alta que quiere asegurar el Gobierno del país. Casi el 80% de los proyectos promovidos por la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones durante el año pasado han correspondido a este sector productivo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Eolica, Latinoamérica, Uruguay. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s